En 1975 trascurría un importante conflicto social, político y bélico entre las potencias más grandes en ese tiempo: USA y la URSS; a este conflicto se le conoce como La Guerra Fría. Entre este caos, fue llevado acabo un proyecto de ingeniería espacial tan importante, que su influencia impactó hasta nuestros tiempos. El proyecto de prueba Apollo-Soyuz consistió en acoplar a dos naves espaciales: una soviética y otra norteamericana, permitiendo a los tripulantes pasar de una nave a la otra.

Escudo oficial de la misión por la NASA. (Créditos: NASA)
Escudo Oficial de la misión por los Soviéticos. (Créditos: Space Science Center Coca-Cola)

Este proyecto fue propuesto inicialmente en el año 1960 a través de la ONU, entre los equipos espaciales de ambas partes. Sin embargo, fue pospuesto debido a las tensiones provocadas por la crisis de los misiles en Cuba y Turquía. Fue retomado en 1972, ya que para este momento ambas potencias habían perdido tripulantes en distintas misiones espaciales. De esta manera, acordaron en la necesidad de tener naves que permitieran rescates por parte de cualquier nación que lograra tener la oportunidad de auxiliar. Fue así como se propuso una misión conocida como Rendezvous Day o Hand-Shake, en la cual cada país lanzaría una nave con la capacidad de conectarse una con la otra.

Los comandantes puestos al frente fueron Tom Stafford (USA), veterano del Apollo 10, y Alexei Leonov (URSS), primer humano en hacer una caminata espacial. A pesar de tener a unas de las principales figuras de la exploración espacial comandando la misión, llevarla a la realidad no fue nada fácil. Los equipos trabajaron prácticamente a ambos extremos del mundo, o de la cortina de hierro en este caso, sin las comodidades del internet y con equipos completamente diferentes en cuanto a lenguaje, cultura y tecnología.

Uno de los problemas técnicos principales fue acoplar las diferencias atmosféricas que tenían ambas naves. La cápsula Soyuz tenía aire estándar, mientras que el Apollo utilizaba oxígeno puro. La solución fue un proceso de ajuste después del anclaje. A pesar de todas las adversidades y desconfianzas, fueron capaces de cumplir la misión en un plazo de tan solo tres años.

Así llegaron al día del lanzamiento el 15 de Julio de 1975, los soviéticos mandaron primero su nave Soyuz 19 a las 8:20 am (UTC-4) desde el Cosmódromo de Baikonur, Kazajastán. A las 3:30 pm los norteamericanos lanzan su nave Apollo desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA. Pasaron dos días para que fueran realizadas las maniobras de ajuste de órbita para que las naves lograran anclarse a las 12:12 del 17 de Julio.


Sistema de unión entre las cápsulas Soyuz y Apollo. (Créditos: Smithsoniano, Museo Nacional del Aire y el Espacio)

Los tripulantes por parte de la URSS fueron Alexei Leonov y Valeri Kubasov. La tripulación de USA fue compuesta por Thomas Stafford, Donald Slayton y Vance Brand. Ambos grupos de cosmonautas entraron en contacto y llevaron a cabo saludos, discursos, una pequeña comida e intercambiaron regalos. No podía faltar la respectiva llamada por representantes de ambas potencias Leonid Brezhnev (Secretario general del partido soviético comunista) y Gerald Ford (Presidente de USA). Posteriormente, se dio paso a una serie de experimentos científicos e interacción entre los cosmonautas de ambos países.

Foto de los tripulantes de izquierda a derecha:
Donald Slayton, Thomas Stafford, Vance Brand, Alexei Leonov y Valeri Kubasov. (Créditos: NASA)

Las naves finalmente volvieron a separarse el 19 de julio, con sus respectivos tripulantes regresando sanos y salvos a sus respectivas tierras. Esta misión marcó el cambio de la era espacial donde se dio el inicio de la cooperación internacional. Gracias a esto fue posible hacer proyectos más ambiciosos, llegando hasta proyectos como la Estación Espacial Internacional.

Los comandantes formaron parte de su vida fuera de la misión, al grado que Leonov fue el padrino de dos de los hijos de Stafford. Por lo que esta misión nos deja un recordatorio de la universalidad que implica el esfuerzo de la ciencia y tecnología, capaz de unir a personas más allá de las fronteras. Aún bajo este ambiente de desconfianza y tensión, dos equipos completamente separados de tantas formas lograron unirse para abrir una escotilla entre fronteras. Esta hermandad permitió que la humanidad extendiera sus capacidades gracias a la cooperación. Espero que recuerdes esto la próxima vez que te encuentres cara a cara con las múltiples fronteras que puedan existir.

Astronautas Thomas Stafford y Alexei Leonov en un amistoso apretón de manos. (Créditos: NASA)

Escrito por: Spacelander
Imagen de portada: Cápsula Apollo unida a un modelo de la cápsula Soyuz en el Museo Nacional del Aire y el Espacio (Smithsoniano). Créditos: Toytoy Wikimedia.

FUENTES:
NASA Content Administrator Datos de la Misión Apollo-Soyuz
Agosto 7, 2017 https://www.nasa.gov/mission_pages/apollo-soyuz/astp_mission.html

Mick O’Hare Apollo–Soyuz: A cold war handshake in space, 40 years on Space
Julio 17, 2015 https://www.newscientist.com/article/dn27910-apollosoyuz-a-cold-war-handshake-in-space-40-years-on/#

Scott Norman A Historic Meeting in Space: The Apollo-Soyuz Test Project 45th Anniversary
Junio 23, 2020 https://www.ccssc.org/apollo-soyuz/

Karl Tate Apollo-Soyuz: How the First Joint Space Mission Worked (Infographic)
Julio 17, 2015 https://www.space.com/29972-apollo-soyuz-space-mission-infographic.html