Los avances tecnológicos generados durante la Carrera Espacial entre los años 50’s y 70’s no solo significaron un logro para la ciencia, también permitieron que a partir del estudio del espacio se diera a conocer que se podía lucrar con él. Se descubrió que en el espacio existen objetos como asteroides, cometas y algunos planetas menores de los cuales se podían extraer materias primas como los minerales, valiosos para la industria moderna.

A lo largo de las décadas siguientes el espacio comenzó a pensarse no sólo como una ventana hacia el conocimiento de los orígenes de la humanidad, sino que también comenzó a verse como una fuente de inspiración para el mundo del arte y por supuesto como una oportunidad de crear estrategias geopolíticas a partir de los recursos existentes y la tecnología empleada para fines militares.

Hoy en día se conoce que: “Basándose en las reservas conocidas terrestres y el creciente consumo en los países en desarrollo, se especula que los elementos clave necesarios para la industria moderna, incluyendo antimonio, zinc, estaño, plata, plomo, indio, oro y cobre, podrían agotarse en la Tierra dentro de 50 a 60 años. En respuesta, se ha sugerido que el platino, cobalto y otros elementos valiosos de los asteroides puedan ser extraídos y enviados a la Tierra con fines de lucro, y el agua extraída de hielo podría ser usada para los depósitos de propulsores, de energía solar espacial, y los hábitats del espacio”.

Asteroide en el espacio. (Créditos: BBC)

El interés por parte de ciertos países de querer explotar los recursos existentes en el espacio ultraterrestre, nos pone a pensar que la competencia entre las potencias se ha transformado y ha llegado a tal punto en el que los recursos existentes en la Tierra no son suficientes para satisfacer la producción de las industrias dependientes de los minerales como es el caso de la industria siderúrgica; responsable del tratamiento del hierro el cual es el metal más utilizado en la producción de automóviles, la elaboración de estructuras para edificios, así como su uso en la industria naval, entre otros usos. Debe mencionarse que el uso del espacio es regulado por la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del espacio Ultraterrestre, esta oficina es la encargada de garantizar el uso pacífico del espacio y para cumplir esta función los Estados pertenecientes a la ONU se atienden a tratados en materia de Derecho Espacial, los cuales se encargan de reglamentar el uso del espacio, así como procurar la igualdad entre Estados para el uso del mismo y así evitar que el espacio ultraterrestre sea un factor para alterar la paz dentro de la comunidad internacional.

Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre. (Créditos: UNOOSA)

Ante la oportunidad del uso económico del espacio ultraterrestre, algunos mandatarios han expresado su postura ante su posible explotación; uno de ellos fue el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama quien en 2015 realizó una propuesta de ley. La propuesta del ex presidente fue la siguiente: “El presidente de EE.UU., Barack Obama, legalizó el aprovechamiento comercial del espacio con la firma de una propuesta legislativa bautizada como «Ley espacial de 2015», lo que constituye un avance hacia la privatización del espacio.

Esta medida permite el aprovechamiento privado de planetas o asteroides y parece contravenir abiertamente los tratados internacionales. La ley está destinada a impulsar a las compañías privadas que efectúan transportes espaciales como SpaceX, Planetary Resources y Deep Space Industries. 

Logo de SpaceX, compañía privada de exploración espacial. (Créditos: SpaceX)

La competencia entre las potencias dentro del sector cuaternario cada vez es más feroz y se ha expandido tanto que ahora se está buscando lucrar con los recursos provenientes del espacio, lo cual provocaría la generación de otros problemas como son: la basura espacial y la apropiación de cuerpos celestes por mencionar algunos. Ante esto se deben de tomar medidas urgentes para evitar la sobreexplotación de minerales en la Tierra por parte de las empresas encargadas de las minas y a su vez evitar la explotación del espacio. 

Es necesario reflexionar sobre las implicaciones que traería consigo la competencia entre los países dentro de la explotación del espacio, ya que hasta el momento, los medios legales que reglamentan el uso pacífico e igualitario del espacio no son lo suficientemente sólidos como para asegurar el uso pacífico del espacio y que este no generará controversias futuras  entre Estados. Lo que nos lleva a pensar: ¿Estamos listos para la explotación del espacio?

Escrito por: Sofia Quevedo
Imagen portada: Concepto artístico de la misión ARM robótica de redireccionamiento de asteroides de la NASA que captura una roca de asteroide antes de redirigirla a una órbita accesible a los astronautas alrededor de la luna de la Tierra. (Créditos NASA)

Referencias:

Salas, J. EE.UU se adelanta en la carrera para exprimir la riqueza de los asteroides. El país, España 2015. https://elpais.com/elpais/2015/11/19/ciencia/1447927932_075349.html

Martínez, J. Minería espacial, las reservas del futuro. Revista de Divulgación Científica y Tecnológica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México 2017. http://cienciauanl.uanl.mx/?cat=21