Astronauta en el espacio.
(Créditos: NASA)

¿Alguna vez te has preguntado cómo se sentiría viajar al espacio? Seguramente es fácil imaginarte flotando entre las estrellas, sin embargo, vengo a contarte el otro lado de esa historia.

Resulta que como seres humanos somos un organismo complejo ya que funcionamos gracias al trabajo de diferentes sistemas que por sí solos realizan actividades que nos ayudan a mantener en equilibrio la vida como tal dentro de la Tierra.

Al adentrarse en una misión espacial, los astronautas someten su cuerpo a condiciones extremas y a un ambiente completamente diferente y hostil, y es aquí donde el equilibrio y las funciones de los sistemas tienen que adaptarse a una “nueva normalidad”. Esta nueva normalidad implica un día a día en condiciones de microgravedad, siendo esta tan solo una pequeña fracción de toda la fuerza de atracción a la que estamos sometidos en la Tierra, así como la exposición a radiación cósmica, entre otros factores.

Carrillo Esper R. et al. Efectos fisiológicos en un ambiente de microgravedad.
Rev. Fac. Med. (Méx.) [online]. 2015, vol.58, n.3, pp.13-24. ISSN 2448-4865. Reacomodo de fluidos.

Nuestro organismo está conformado, en promedio, de un 60% de agua, distribuida en todo el cuerpo: dentro y fuera de las células, en la sangre, entre los órganos internos, etc.; y es tan increíble que al entrar en microgravedad realiza una autorregulación donde ocurre un reacomodo de estos fluidos, así que sin la fuerza de gravedad que los atraiga en dirección caudal, los líquidos se van hacia arriba y se concentran en la cabeza por lo que muchas veces vemos las caras rojas y las piernas delgadas en los astronautas. Incluso hay un aumento de algunos centímetros en la estatura, esto se debe a que se ensanchan los discos intervertebrales por ganancia de agua, sin embargo, esto conlleva a dolores de espalda baja.

Hablando un poco sobre el sistema locomotor, en un lugar donde no hay fuerza que nos jale al piso y se oponga a movimientos tan sencillos como levantar un brazo, los músculos de todo el cuerpo van a dejar de requerir la misma fuerza para realizar las actividades diarias así que pierden volumen pues el requerimiento funcional es menor, a esto se le conoce como atrofia muscular. Por otra parte, tenemos a los huesos, los cuales pierden densidad y se vuelven más porosos. Presentan una descalcificación de aproximadamente 1% por mes. Para reducir el tan grande efecto nocivo en este aspecto, los astronautas llevan a cabo medidas como realizar rutinas de ejercicio y llevar una dieta, de no ser así podrían llegar a perder dos tercios del total de músculo en 270 días.

Cicatriz queloide.
(Créditos: MSD Manual)

Se ha mostrado que incluso la cicatrización es más rápida en microgravedad aunque la regeneración del tejido es diferente y se torna un tanto parecida a una cicatriz queloide, es decir que suelen ser protuberantes y con rebordes.

El sistema de defensa o sistema inmune de nuestro cuerpo es el encargado de dar una respuesta eficiente ante agentes externos, y se ve afectado por factores como la radiación espacial pues se genera un cambio celular, ya que ésta a pesar de todas las precauciones y barreras que se utilizan para detenerla, logra llegar y penetrar el cuerpo y a las células. El sistema inmune también se ve afectado por otros factores como el estrés, la respuesta hormonal de células a estímulos del sistema nervioso y alteraciones del patrón del sueño.

Se han mencionado solo algunos de los múltiples cambios que sufre el cuerpo humano en una misión espacial, todos son de suma importancia pues somos un sistema integral.  Eventualmente los astronautas vuelven a la Tierra y deben pasar por una nueva adaptación, donde vuelven a exponerse a factores tales como la gravedad y la resistencia al viento, por mencionar algunos.

El astronauta Chris Cassidy siendo auxiliado en su regreso a la Tierra.
(Créditos: NASA)

Al llegar a la Tierra los astronautas necesitan ser auxiliados para realizar cualquier movimiento pues no tienen las condiciones necesarias para hacerlo por sí solos, posteriormente deben tomar terapia de rehabilitación y la recuperación puede ser de hasta 4 años dependiendo del tiempo que se pasó en el espacio. 

Toda esta metamorfosis es un universo de posibilidades, donde más que implicar un impedimento, trae consigo múltiples ventanas de oportunidades hacia el futuro.

Escrito por: Daniela Valencia
Fotografía de portada: Astronauta de la NASA Drew Feustel atado a la Estación Espacial Internacional. (Créditos: NASA)

Referencias

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Martinez Tapia R. “Breve introduccion a la medicina aeroespacial”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/3066370026786690/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Pasillas Bautista O. “Sistema nervioso y sus alteraciones en el espacio”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/282724462835483/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Barbosa Arredondo J. “Cambios en el corazón y el sistema cardiovascular”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/287013112538384/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Castelán Sánchez S. “El sistema inmune en microgravedad”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/324839892020368/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Barbosa Arredondo J. “Músculos y huesos en órbita”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/4121589947912999/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Chavarría Villafuerte K. “Cambios endocrinos extra-terrestres”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/896350894220130/

Programa Espacial Universitario de la UNAM. Jueves de charlas de medicina aeroespacial. Hernández Chávez A. “Efectos y adaptación a regresar a casa”. https://www.facebook.com/peu.unam/videos/303077680969773/

Academia Nacional de Medicina de México. Medicina espacial. https://www.anmm.org.mx/publicaciones/CAnivANM150/Medicina_Espacial.pdf

Carrillo Esper R. et al. Efectos fisiológicos en un ambiente de microgravedad. Rev. Fac. Med. (Méx.) [online]. 2015, vol.58, n.3, pp.13-24. ISSN 2448-4865 http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17422015000300013